Retos en la protección de tus empleados

 
Duty of Care Challenges
 

Will Wolfe

Tu empleador tiene la obligación de mantener a sus empleados seguros.

Sin importar que estés en la oficina o viajando por negocios, tu empleador está obligado a tomar medidas razonables para mantener tu seguridad, o por lo menos mitigar los riesgos anticipados. En tu oficina, esto puede significar, contar con puertas con seguro avanzado, guardias, y planes en caso de una emergencia. Sin embargo, mantener la seguridad de los empleados durante un viaje de negocios puede ser más problemático y la industria de seguridad todavía no cuenta con una solución. Mientras que las empresas continúan globalizandose y los empleados sigan viajando a nuevas regiones, algunas de estas con altos niveles de criminalidad, se tiene que encontrar una nueva forma para combatir estos retos.

Según los expertos en la industria de seguridad, la apatía es uno de los obstáculos más grandes para esta profesión. Es difícil para los viajeros diferir información relativa a la seguridad, a pesar de que esto podría prevenir que estos caminen por la calle equivocada o caigan presa a una estafa. Desde la perspectiva de alguien que se ha pasado por varias pláticas sobre seguridad e información sobre seguridad, no es que la gente no se preocupe por su bien estar. Sino, que hay una apatía porque es difícil relacionar toda esta información sobre su seguridad a situaciones reales o donde uno pueda tomar acción. Un viajero con varias cosas en la mente (itinerarios de viaje, entrega de proyectos, requerimientos familiares, etc) se encuentra al límite de llegar a estar sobrecargado de información. Realmente esperar que ese viajero entienda todas las disputas regionales, aprenda todos los modus operandis históricos o incluso nuevos de los criminales, y que además se aprenda el mapa de riesgo después de una junta a mitad del día de trabajo es algo poco realista. Incluso los viajeros veteranos que han pasado por varias de estas juntas, se desconectan mentalmente, debido al aburrimiento de información repetida o extra que le ofrecen o simplemente del sentimiento que jamás han tenido problemas durante sus viajes. Esencialmente, los viajeros están recibiendo la información errónea o se la están ofreciendo en el momento menos adecuado.

Otro problema es el dinamismo del crimen, simplemente no se queda quieto. En muchas ciudades hay zonas, que siempre se mantendrán peligrosas. Evitar estas zonas ya es un buen paso a tomar para estos viajeros. Sin embargo, el crimen no cree en límites o códigos de color dibujados sobre mapas por firmas de seguridad. Al momento de que un criminal comete un crimen oportunístico, cambian siempre a nuevas zonas, prueban nuevas tácticas, y cambian su grupo objetivo. Simplemente la industria de la seguridad no cuenta con el equipo suficiente para combatir este dinamismo, y los empleados sufren un mayor riesgo debido a esto.

Solo recientemente la industria de la seguridad ha empezado a aprovechar los avances de la tecnología. Sin embargo, estos se encuentra limitado por redes de seguridad o manejos de crisis. Las herramientas diseñadas para los profesionales en los Centros de Operación de Seguridad se concentran en ofrecer comunicación y responsabilidad durante eventos mayores durante desastres naturales, incidentes terroristas, balaceras. Para los viajeros que se encuentren de visita en ciudades nuevas y que traten de evitar el crimen oportunístico, carecen de herramientas efectivas para evitar estos problemas. Los empleados se fían de reportes estadísticos, noticias textuales o visuales, o apps con “botones de pánico” que ofrecen una falsa sensación de tomar acción.

Ninguna de estas herramientas tienen el diseño moderno que esperamos de nuestras apps favoritas. Tampoco utilizan nueva tecnología o visualización de datos. El equipo de Base Operations se encuentra trabajando para rectificar esto al ayudar a los residentes y viajeros de negocios a recibir la información correcta en el momento adecuado, dándoles el poder para poder tomar decisiones más seguras.


Duty of Care Challenges

Will Wolfe

Whether you are aware of it or not, your employer has a duty of care to you and your coworkers.  

Whenever you are at the office or traveling on official business, your employer is obligated to take reasonable measures to ensure you remain safe, or at least help you mitigate the expected risks. At your home office, this might mean security-locked doors, posted guards, and emergency response plans. The provision of care while traveling, however, can be a much more dynamic problem, one that the security industry is currently ill-equipped to solve. As businesses globalize and employees travel to new regions, some with high crime rates, a new approach is needed to address these challenges.

According to top security managers, apathy is the greatest obstacles to their duty of care. It is difficult for business travelers to digest security-related information, even though it could prevent them from walking down the wrong street or falling prey to a new con. From the perspective of someone who has sat through countless safety and security briefings, it’s not that people don’t care about their own well-being. Rather, apathy stems from how tough it is to translate and absorb security information into something relatable or actionable. A traveler with a slew of competing concerns (travel itineraries, project deadlines, family requirements, etc) is near overload. Expecting this traveler to grasp the destination’s regional disputes, learn historical and new criminal modus operandi, and memorize a risk map after a long briefing in the middle of the workday is unreasonable. Even veteran travelers with many briefings under their belts tune out, either due to boredom from repeated or superfluous information or to complacency resulting from numerous trips without incident.  Essentially, travelers are either receiving the wrong information or getting it at the wrong time.

Another issue is the dynamic nature of crime; it doesn’t just stay put. Yes, in many cities there are areas that have been, and probably will remain, dangerous. Avoiding these areas is a practical step that travelers should take.  However, crime doesn’t abide by the dotted lines and color codes drawn by security consulting firms. As criminals commit opportunistic crime, they shift to new locations, try new tactics, and target different groups. The security industry is simply ill-equipped to handle this dynamism, and employees assume greater risk because of it.

Only recently has the security industry begun to leverage advances in technology. However, it seems to be limited to supply chain security or crisis management. Tools designed for professionals in Security Operations Centers focus on providing communication and accountability during major events such as natural disasters, terrorist incidents, active shooters. For travelers navigating new cities and avoiding opportunistic crime, the available tools are woefully lacking. Employees rely on static reports, high-level and text-based incident feeds, or “panic-button” apps which yield a false sense of action.  

None of the existing tools have the user-centric design we see in our favorite apps, nor do they leverage technology’s growing capability to aggregate and visualize complex sources of data. The Base Operations team is working to rectify this by helping residents and business travelers alike receive the right information at the right time, empowering them to make safer decisions.